La Tierra está más Caliente

Hace 65 años, Meishu Sama ya hablaba sobre lo que la ciencia hoy llama de “El calentamiento global”. Pero está surgiendo una nueva línea de pensamiento; y la verdad está saliendo a flote.

En la última década, el asunto del calentamiento del planeta ha sido discutido ampliamente en la sociedad mundial. La línea que más ha tenido espacio en las noticias coloca al ser humano como el gran agente degradante, contaminante y responsable por acciones que, según muchos, le confiere a nuestro planeta un futuro nebuloso e incluso catastrófico. La emisión de gases contaminantes y muchos otros factores han sido apuntados como los responsables de esa situación. En todos los casos, el hombre es el gran villano. Pero, recientemente, otra visión surgió.

Un documento, elaborado por científicos brasileños, fue presentado al Ministro Sergio Rezende, de la cartera de Ciencia y Tecnología. En él, los signatarios se han declarado escépticos en relación a esa visión sobre el calentamiento global y afirman que la desatención a la preservación ambiental tiene poca relación con el problema. Lo más interesante: el tratado cuestiona la influencia de las acciones del hombre en los cambios climáticos del planeta. El informe de los científicos brasileños forma parte de un proyecto internacional llamado: “Cloud”, que reúne a 24 instituciones de enseñanza de diez países, con el objetivo de analizar la influencia de los rayos cósmicos en la atmósfera y en el clima de la Tierra. Lo que parece ser una novedad en el medio científico, ya había sido pregonado por Meishu Sama hace casi medio siglo.

Vamos a un poco de historia. En el amanecer del día 15 de Junio de 1931, en la cima del monte Nokoguiri, Meishu Sama recibió de Dios la revelación de que la transición de la Era de la Noche para la Era del Día, que venía ocurriendo en el Mundo Espiritual, comenzaría a manifestarse en el Mundo Material, como parte del Plan Divino de concretización del Paraíso Terrestre. ¿Qué es lo que esto significa? Según Él, Dios estaría liberando Su Luz con la intensidad siempre creciente, de modo de preparar a la humanidad para el advenimiento de un mundo exento de enfermedad, pobreza y conflictos, el mundo ideal. Ese aumento de la intensidad de la Luz significa la intensificación de la actividad de Kasso, la energía que es liberada por el Sol. Es justamente eso lo que el informe de los científicos brasileños concluyen, si bien que, obviamente, presentado en otras palabras.

En una Enseñanza titulada “La Tierra se Calentó”, publicada en 1943, Meishu Sama ya hablaba sobre el calentamiento global, explicándolo sobre la óptica espiritual. A pesar de que el informe presentado por los científicos brasileños afirma que el aumento de la temperatura del planeta no tiene una conexión tan directa con las acciones del ser humano, eso no significa que nuestra responsabilidad sea menor. Si la contaminación causada por el hombre calienta la Tierra o no, son dos asuntos diferentes. Nosotros somos “inquilinos” de una gigantesca casa llamada Tierra. Cuidar bien de ella es nuestra obligación. Al final, colaborar para que el aire que respiramos no sea contaminado, no degradar el suelo a través de agro tóxicos y otros productos químicos que terminan envenenando nuestros recursos hídricos, reciclar todo lo que pueda ser reciclado son, entre muchas otras, actitudes de quien está empeñado en expandir el Paraíso que, según Kyoshu Sama, ya está listo en nuestra alma.

Dios está haciendo su parte. Nosotros tenemos que hacer la nuestra.

“La Tierra se calentó”

Enseñanza de Meishu Sama

Ya vengo hablando de este tema hace más de 20 años, pero, naturalmente, eso se refería al Mundo Espiritual. El mundo, que se encontraba en la Era de la Noche hacía millares de años, comenzó a aclarar hace más o menos 100 años, iniciando la transición para la Era del Día.

La noche es la esencia de la Luna;  por eso es fría. El día es la esencia del Sol; por lo tanto es caliente. Eso es obvio. Se trata, evidentemente, de algo de naturaleza espiritual, pero que también influencia bastante a la materia. Eso también tiene relación con las diversas terapias religiosas existentes desde la antigüedad: las religiones que encontramos hasta hoy, sin excepción, estaban bajo la protección del dios de la Luna y, como ella es fría, actuaban de la misma forma que la medicina, solidifican las toxinas, era el único método existente. Por otro lado, como nuestra Institución está bajo la protección del dios del Sol, que se manifiesta por primera vez, actúa de manera opuesta a las citadas anteriormente: su método es el de disolver las toxinas a través del calor y eliminarlas. Por lo tanto, es fundamentalmente diferente.

En el último día 15 de diciembre, de entre los artículos publicados en el periódico de la difusión educativa de la radio NHK, había un artículo sobre este asunto, en el cual científicos de diversos países anuncian el calentamiento global.

“Se dice que el clima está más caliente que antiguamente. Creo que ya hablé sobre eso en este horario, pero según lo que fue publicado recientemente en un periódico norteamericano, la Sociedad de Geología de la corte de Dinamarca anunció que la temperatura del globo terrestre está subiendo y que la razón de eso está en el hecho de que el calor enviado del Sol a la Tierra (denominado radiación total) está aumentando. En Chile, América del Sur, al medir 16 mil veces el calor emitido por el Sol a la Tierra, un científico llamado Aldrich constató que, de hecho, la radiación total del Sol se está volviendo más intensa, a punto de tornar el clima más caliente. (…)”

Como podemos ver, el hecho de que la temperatura del globo terrestre viene aumentando ya fue comprobado científicamente. Observando este hecho, aún siendo la persona más atea, nadie podrá dudar, pues no hay margen para eso.

Revista Eiko n° 190, 7 de Junio de 1943 – Tyojutsu – volumen 11, páginas 361-363

 

 

Deje un Comentario

Su e-mail no sera publicado. Required fields are marked *

*